El verano nos trae una auténtica joya de la alimentación. Las cerezas son el tesoro de la calurosa temporada, por eso vamos a hablar sobre ellas y, a disfrutarlas mientras la naturaleza nos las ofrezcan.

Las cerezas son:
  • nutritivas
  • altamente desintoxicantes
  • depurativas y laxantes
  • estimulan el sistema nervioso
  • estimulan los órganos vitales y las glándulas
  • ayudan a combatir los efectos nocivos de la putrefacción de proteínas animales en el tracto intestinal.
También es de gran interés su uso como alimento infantil.
El zumo de cerezas crudas protege al niño contra toda clase de trastornos digestivos, incluidos los producidos por la leche de vaca pasteurizada, y aumenta su resistencia a las infecciones.
Las cerezas, consumidas con moderación, son aptas para los diabéticos, porque el azúcar que contienen es únicamente levulosa, que puede pasar directamente al torrente sanguíneo sin ser transformada antes por la insulina.
Según la mayoría de los especialistas, consumir unos 200gr. de cerezas al día puede ayudar a prevenir o a ayudar en muchas enfermedades y, por su potente efecto antioxidante, ayuda a mantener un aspecto joven y saludable.
Es mejor comprar las cerezas de temporada, es decir, primavera verano, y que sean de nuestra región, pues las importadas contienen conservantes para que se mantengan durante el transporte.
Las cerezas con piel muy limpia y brillante no son en muchos casos las más recomendables porque es probable que hayan usado lacas, abrillantadores y ceras para embellecerlas.
Las cerezas más maduras y rojas contienen mayor contenido de antocianinas que poseen importantes propiedades antioxidantes que neutralizan los radicales libres causantes de muchas enfermedades degenerativas como la artritis, el Alzheimer, el cáncer.
La Medicina Tradicional China (MTC) clasifica los alimentos según su naturaleza, sabor y color, pues cada una de estas características tiene una acción energética concreta.
En el caso de las cerezas, tienen:
  • un sabor dulce, que favorece los procesos digestivos
  • un naturaleza es tibia y calienta los meridianos (recomendable en casos de reumatismo)
  • su color rojo intenso tiene tropismo a corazón.

Pero que es el tropismo al corazón?

Por su color rojo intenso estimula fuertemente las funciones del corazón, esto significa que la frecuencia energética de la cereza vibra con la frecuencia energética del corazón. Por tanto, las cerezas son muy recomendables cuando el Corazón se encuentra bajo de energía y de sangre, manifestando los síntomas siguientes:

  • como palpitaciones, sobre todo cuando estamos quietos o de noche
  • estado anímico alterado
  • pérdida de memoria
  • dificultad en encontrar el sueño o en dormirse
  • agotamiento
  • cansancio
  • vértigos
  • cara y labios pálidos, sin brillo
  • sensación de inseguridad
  • poca autoestima
  • persona asustadiza
  • sueños agitados
  • pesadillas
  • mareos
  • problemas sexuales como la frigidez
  • falta de ernergía.
Tengas estas molestias o síntomas o no, no dejes de comer cerezas en verano. Es producto de temporada, es antioxidante y favorece además el trato intestinal. Además, con estos calores de julio y agosto, te ayudarán a potenciar un poco tu falta de energía y tu inapetencia ya que potenciaran la energía de tu corazón.
Fuentes:
…..Dietoterapia energética según los Cinco Elementos en la MTC, Patricia Guerín
…..http://botanical-online.com/cerezas.htm
….el Tao de la salud, el sexo y la larga vida, Daniel Reid
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*