Saber si duele algo para la mayoría es fácil. Veremos a continuación una definición oficial del dolor así como las grandes tipos de dolor.  
 
Antes de empezar, es importante definir lo que es el Dolor. En la última revisión que se hizo en el IV Congreso Internacional del Dolor en Kyoto en 2008, se estuvo revisando la definición de la palabra dolor. Para todos los expertos mundiales, el dolor se califica como: «una experiencia sensorial y emocional desagradable con daño tisular actual o potencial o descrito en términos dedicho daño».
 
De este modo, vemos que el dolor se desencadena y se reconoce en varios aspectos.
Consideramos por lo tanto que el dolor es una experiencia personal, una emoción que no es de agrado.
Dicha experiencia puede desencadenar, o producir un daño tisular que a la larga se manifestará como dolor.
 
Básicamente, se han establecido que el dolor tiene dos tipologías distintas:
 
  • Dolor agudo: Es de corta duración y muy fácilmente identificable. Se desencadena a través de impulsos nocivos o negativos producidos en cualquier parte del cuerpo desde la piel,  nuestros órganos internos o nuestras respuestas a la vida (estructuras somáticas). Vemos pues que es un dolor que se refiere al sistema nervioso periférico. Es entonces un dolor que va desde la periferia al centro, o al cerebro que lo interpreta como dolor. Dichas respuestas también juegan un papel importante en nuestra manera de experimentar y de sentir este dolor agudo que tanto molesta.
 
  • Dolor crónico: Es un dolor que persiste por más de un mes después del curso habitual de una enfermedad aguda o de una caído o herida. También es aquel dolor asociado a una patología que causa dolor continuo o reiterado. Se considero en Kyoto que el dolor crónico es una enfermedad en sí mismo cuando ha dejado de responder a un tratamiento terapéutico convencional.  Entendemos la toma de medicamentos, la cirugía o a pautas de vida normales que alternan la actividad y el descanso.
 
El dolor crónico puede aparecer tras un traumatismo leve o incluso tras una operación, incluso una vez que el paciente se ha dado de alta por su médico. Según los datos de la Sociedad Española del Dolor publicados el año 2010, el dolor crónico es España afecta a un 11% de la población.
 
 
El tratamiento del dolor tiene que ser integral. Se debe combinar las técnicas a fin de acompañar a la persona que sufre este dolor, agudo o crónico a su ritmo y las respuestas deben ser multidisciplinarias. En Centre Holístic, tanto nuestro enfoque multidisciplinar como nuestro equipo están preparados al acompañamiento y el tratamiento del dolor de cualquier origen y forma que sea. Para ello, la acupuntura es una gran aliada. Tanto si el dolor es crónico como agudo, es de gran efectividad. 
 
Consúltanos tu caso sin compromiso y el equipo de Centre Holístic (Barcelona) te asesorará!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*