OTRAS TÉCNICAS

Ventosas

Las ventosas se utilizan desde hace miles de años en China. Se utilizaban y se siguen utilizando para tratar el dolor y los bloqueos energéticos en la piel y los músculos. Según la Medicina Tradicional China, las ventosas actúan a nivel de tejidos para que la energía, el Qi y la sangre y líquidos orgánicos, la Xue se desestancar y vuelvan a circular. De hecho, se ha demostrado que la utilización de ventosas activa el sistema linfático, facilita la cicatrización tisular y promueve la circulación sanguínea.

Ayuda a que la circulación energética sea óptima.

Están recomendadas en tratamientos del dolor crónico y agudo, pero también en problemas respiratorios o pulmonares, y eliminar las toxinas que pueden encontrarse en la piel y en los músculos que nos pueden generar contracturas musculares.

 ¿Cómo funcionan?

La combustión de oxígeno dentro de la propia ventosa crea un vacío de aire y  al colocarla sobre la piel hace que se pegue a ella y la succione. Esta técnica, además de ejercer el efecto de la succión, ayuda a que los poros de la piel se abran y así los factores patógenos se eliminen.

Las ventosas se pueden aplicar de varias formas, pueden dejarse retenidas o fijas, pueden quitarse y ponerse rápidamente, pueden moverse una vez aplicadas, se pueden sacudir, girar…

Una de las opciones consiste en colocar las ventosas y dejarlas inmóviles sobre la piel entre 10 y 15 minutos.

 ¿Dejan alguna huella?

Sí, las ventosas al crear un vacío y succionar la piel pueden dejar una pequeña marca o un pequeño morado que se va a los pocos días.

Craneopuntura

La craneopuntura nació en los años 70 y une los conocimientos de la ciencia moderna sobre el subcortex junto con la utilización de las agujas de acupuntura.  Es muy efectiva en tipos de trastornos de origen cerebrales e incluso en dolores neurálgicos.

En la acupuntura, se insertan la aguja en puntos energéticos. En la craneopuntura, no obstante, se localizan líneas que están relacionadas y tienen un efecto directo estimulando las áreas correspondientes:

  • Área motora
  • Área sensitiva
  • Área auditiva y del mareo
  • Área del temblor
  • Área del habla
  • Área sensitiva y motora del pie
  • Área del equilibrio
  • Área gástrica
  • Área pectoral
  • Área genital
  • Área óptica
  • Área vascular
  • Área intestino

Moxibustión

La Moxibustión consiste en la combustión de Artemisa en distintas zonas o puntos de acupuntura con el objetivo de tonificar, activar la circulación de la sangre y calentar el organismo para tratar o prevenir enfermedades. Se basa en la utilización del calor generado por la Moxa (artemisa vulgaris) para estimular determinado punto de acupuntura.

Complementa a la Acupuntura ya que mediante el uso de aguja únicamente no se logra proporcionar calor al organismo lo cual es necesario en el tratamiento de algunas patologías. A parte de los beneficios terapéuticos comprobados en MTC se ha demostrado en estudios occidentales que la moxa de artemisa tiene un efecto antiinflamatorio y modulador de la inmunidad.